Encuéntranos en Google+.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Desafío de los 30 días - La historia que siempre recuerdas con tus amigos

Me resulta imposible pensar en una sola historia porque hay, literalmente, cientos de historias que recordamos una y otra vez dependiende de quienes nos reunamos o de lo que estuviéramos hablando minutos antes. Pero hay una partida que tal vez es de la que más anécdotas recuerdo. Debo decir que también es un poco trampa, porque fue una partida que duró 5 años y medio. Concretamente hablo del rol en vivo de Vampiro: la mascarada que co-dirigí.

Con tantas sesiones (una al mes) y tantos jugadores (una media de 25 aunque tuvimos momentos con 35-40 jugadores) era fácil que se produjeran situaciones divertidas o memorables.

Por ejemplo tenemos:

- las dos Batallas del Putxet, en las que los vástagos de la ciudad se enfrentaron a un grupo servidores del Wyrm encabezados por Carlos, uno de nuestros villanos recurrentes preferidos;

- la llegada del enviado de Etrius a la ciudad que dejó acojonados a la mayoría de jugadores pero que no era más que un vástago neonato que venía de Viena y no había visto a Etrius ni por casualidad;

- la revelación ante la jefatura de la ciudad de que Ángel (un supuesto neonato toreador al que llevaban tiempo ninguneando) no era otro que un arconte enviado por la Justicar Gangrel a vigilar la ciudad;

- la ascensión hasta ser coronado como príncipe de Ryan, un "ex"-anarquista llegado de Los Ángeles y su gran frase: "pues si no te gusta como gobierno, aquí tienes 1,5€" (para el peaje de la autopista);

- o su abdicación meses después, cuando entre la ex-princesa Evelyn y el arconte le convencieran que unos ventrue extranjeros habían contratado a Luca Brassi, un terrible (e inventado) miembro de la Lista roja para matarle;

- la ocasión en que Nixon reveló que se había vendido al wyrm durante una incursión para matar a su líder (Carlos) y gracias a ello murieron varios personajes (creo que +Sergi Abelló aún le guarda cariño por eso)

... y tantas, y tantas otras...


Publicar un comentario en la entrada