Encuéntranos en Google+.

jueves, 25 de enero de 2007

La saga del Vatídico


A pesar de este nombre tan poco evocador la Saga del Vatídico vale bastante la pena. Por el momento he leído únicamente los dos primeros libros (gracias, Pumpu, por pasármelos!) y me han gustado bastante. Según he podido ver originalmente era una trilogía pero en nuestro país cada uno de los libros originales se ha subdividido en dos, con lo cual tenemos 6 libros que leer.

Los títulos de los libros en castellano son:


Aprendiz de Asesino
La Diplomacia del Asesino
Asesino Real

La Fragilidad del Asesino
La Búsqueda del Asesino
La Senda del Asesino


El autor de los libros es Robin Hobb (pseudónimo de Margaret Ogden… que ya me diréis de que sirve tener un pseudónimo si todo el mundo sabe perfectamente quien eres…) y tiene otras dos trilogías ambientadas en el mismo mundo (Liveship Traders Trilogy y The Tawny Man Trilogy) que creo todavía no se han traducido a nuestro idioma.

Los libros tratan (al menos los dos primeros) de la historia de Traspiés Vatídico Hidalgo, el hijo bastardo del príncipe Hidalgo, heredero de los Seis Ducados. Su padre, tras conocerse su desliz, abdica de su puesto y el niño es criado por su caballerizo, Burrich. A Traspiés le cuesta bastante integrarse en la corte de Torre del Alce pero finalmente el rey Artimañas accede a educarlo tal y como corresponde. Realmente su intención es aprovecharse de que en el fondo el muchacho es bastante más prescindible que cualquiera de sus hijos pero sigue teniendo sangre real lo cual le debería permitir acceder a muchos sitios que a un plebeyo le estarían vetados. Entre las materias que se le acaban enseñando al joven Traspiés se incluye la que da título a los libros… la del asesinato.

Partiendo de esta premisa y rodeándolo de un mundo realista y con un nivel de “efectos sobrenaturales y/o mágicos” bastante leve, se consigue plasmar un reino creíble, lleno de intrigas palaciegas y traiciones en el que vemos como Traspiés va madurando poco a poco mientras descubre que las cosas no tiene porqué ser en blanco y negro y que existen muchos matices de gris.

Los libros están escritos de manera amena y se leen realmente rápido aunque hay algo que es claramente mejorable… seguro que sólo con mi resumen ya os habéis dado cuenta… los NOMBRES! Diox, resulta horrendo leer este tipo de nombres continuamente (Veraz, Regio, Paciencia…) Ya sé que lo que pretende el autor es reflejar el carácter de los personajes mediante su nombre… ¿pero realmente era necesario ponerles unos nombres tan horribles? ¿no existía ninguna posibilidad de conseguir lo mismo sin que se te caigan los ojos en cuanto los personajes se llaman por su nombre? Comprendo que en inglés todo este tipo de nombres suenan mejor (no mucho, pero algo es algo) pero es que en castellano duelen a la vista!

A pesar de ello os los recomiendo a todos aquellos a los que os gusten las novelas de fantasía. Si me voy leyendo más ya os diré que tal están el resto de libros!
Publicar un comentario