Encuéntranos en Google+.

viernes, 26 de enero de 2007

El ciclo de la puerta de la muerte

Me leí esta saga hace ya unos cuantos años y le guardo bastante cariño. Se trata de una septalogía (o lo que es lo mismo una saga de 7 libros) escritos por Margaret Weiss y Tracy Hickman (los autores de la Dragonlance entre otros).

Los títulos de los libros son los siguientes:

  • Ala de Dragón
  • La Estrella de los Elfos
  • El Mar de Fuego
  • El Mago de la Serpiente
  • La Mano del Caos
  • En el Laberinto
  • La Séptima Puerta


La saga explica como hace mucho tiempo dos grandes razas de magos (patryn y sartan) se enfrentaban por el control de los mensh (las razas menores tales como humanos, elfos o enanos). Los sartan, hartos de la tiranía que deseaban imponer los patryn trazaron un ambicioso plan en el cual dividieron el mundo en cuatro mundos elementales a la vez que crearon una prisión, el Laberinto, donde mantener cautivos a los patryn a la vez de que éstos eran rehabilitados. Pero algo falló. Poco después de la Separación los sartan empezaron a desaparecer y los cuatro mundos perdieron el contacto ya que La puerta de la muerte se cerró. Entretanto el Laberinto también se descontroló pasando a convertirse de prisión en una trampa mortal que intentaba destruir a los patryn con todo tipo de bestias mágicas.

Los mensh sobrevivieron como pudieron y con el tiempo llegaron a olvidar todo lo relativo a patryn, sartan y la Separación, adaptándose como pudieron a sus nuevos mundos. Hasta que Xar, el primer patryn que logró salir del Laberinto, ideó un plan para conquistar todo lo que los sartan arrebataron a su gente. Para ello envió a Haplo, uno de sus más leales hombres a través de la Puerta de la Muerte para explorar los diferentes mundos y buscar a sus antiguos enemigos.

Es bajo esta premisa que Haplo visita los diferentes mundos: Arianus, el reino del aire; Pryan, el reino del fuego; Abarrach, el reino de la piedra; y Chelestra, el reino del agua. Allí encontrará a Bane, el hijo del rey y a su tutor, Alfred; al asesino Hugh la Mano, al viejo mago logo Zifnab… y a muchos otros entre los que deberá buscar cualquier pista de los sartan mientras prepara estos mundos para la llegada de su señor.

Los libros están escritos en un estilo muy ameno y se leen con facilidad. Las diferencias entre las magias patryn y sartan resultan curiosas (especialmente las explicaciones a modo de anexos que vienen al final de los libros) y los diferentes personajes vienen claramente definidos sin caer en los estereotipos más clásicos de las novelas de fantasía: los malos no son tan malos y los buenos no son tan buenos… al menos, en general.

De los libros que he leído de Weiss y Hickman (casi todo lo de Dragonlance, La Gema Soberana y La Rosa del Profeta) el Ciclo de la Puerta de la Muerte son los que más me han gustado. Pero a pesar de todo hay algunas cosas que rechinan un poco, como las tontas apariciones de Zifnab (que cualquier que haya leído la Dragonlance reconocerá como un Fizban todavía más inútil) o lo obtusos que resultan ser tanto los líderes patryn como los sartan.

Pero vaya, en resumen, son unos libros bastante buenos que a mi me aportaron unos muy buenos ratos leyéndolos. No revolucionaron el sector de la fantasía ni mucho menos pero la verdad es que al menos en el momento en que se escribieron constituían un cambio respecto a los héroes arquetípicos que descubrían por casualidad sus poderes y decidían cambiar el mundo. Al menos Haplo sabe que de héroes tiene lo justo y que si hace lo que hace es inicialmente por su lealtad a su señor y más adelante porque no le queda otro remedio.

Publicar un comentario en la entrada