Encuéntranos en Google+.

jueves, 19 de enero de 2012

Carrusel blogero: Campañas legendarias

Por primera vez me uno al Carrusel bloguero de juegos de rol que este mes tiene como tema Campañas Legendarias y es hospedado por el blog de Pedro J. Ramos veinticincohoras.

.............

Resulta complicado elegir una campaña por encima del resto. Si han llegado al rango de campaña, en general, todas ellas tienen grandes momentos que serán recordados durante años y en todas ellas te has dejado un trocito de ti mismo.

Probablemente una de las campañas de las que más haya aprendido fue de la campaña de rol en vivo de Vampiro: la Mascarada que codirigí durante cinco años y medio y que se jugó una vez al mes (a excepción del mes de agosto) durante todo ese tiempo. Fueron 60 sesiones de juego e innumerables horas escribiendo y contestando e-mails.

Gracias a esa campaña conocí a mucha gente que con el tiempo se convirtieron en buenos amigos, adquirí muchas tablas improvisando, perdí el miedo a dirigir a grupos grandes y aprendí a organizarme y a organizar eventos.

Fueron cinco años y medio muy intensos, con sesiones de juego mensuales pero con mucha interacción mediante e-mails entre sesiones. Con puñaladas, traiciones y subtramas por todos lados y con cientos de anécdotas de todo tipo que siguen haciéndome esbozar una sonrisa cuando alguien se acuerda de Carlos, el temible gangrel vendido al Wyrm que intentaba atraer a otros vástagos a su bando; de Leonardo Machado, nuestro "Fox Mulder" particular, y las mil y una putadas que hizo a los vampiros de la ciudad hasta que logró descubrir como convertirse en un vampiro por si mismo o de cómo una noche aparecieron réplicas de todos los personajes desde los espejos de sus baños con intención de acabar con ellos y suplantarlos.

Hubo mucha gente que vino, probó y al cabo de unas pocas sesiones se fue, pero muchos otros aguantaron todo este tiempo con nosotros, animándonos cada mes a continuar e involucrándose muchísimo con sus personajes, sus tramas y con el desarrollo de la misma partida. Solo hubo tres personajes que lograran sobrevivir a toda la partida y que sufrieron lo suyo para lograrlo (Ryan, el anarkista reconvertido a Príncipe; nuestro “Castigador” barcelonés y Ángel, que pasó de arconte infiltrado a manipulador mayor del reino casi sin proponérselo).

Lo cierto, es que en el momento en que tuvimos que anunciar el final de la partida (por puro agotamiento de los dos másters) me dolió muchísimo, porque sabía que implicaría dejar de ver de forma habitual a alguna de esa gente y perder un nexo de encuentro con muchos de ellos.

Pero incluso casi seis años después de dejarlo, me sigo emocionando cuando alguien se refiere a alguno de sus antiguos personajes con cariño o le explica a algún recién llegado alguna de las anécdotas más recordadas de aquellos días. Solo por eso, valió la pena el esfuerzo.
Publicar un comentario en la entrada