Encuéntranos en Google+.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Viaje a Madrid (1ª parte)

Para el puente de la Diada (11 de septiembre) hice un viajecillo sorpresa a Madrid con una amiga. La verdad es que fue algo poco premeditado ("Oye, ¿porqué no te vienes conmigo a Madrid el fin de semana que viene? Te lo pasarás bien"..... " Pos vale") pero me divertí bastante.

Desde aquel día le prometí a mi amiga (besitos Sharik!) que colgaría por aquí las fotos que hice y lo cierto es que las subí a Photobucket al cabo de un par de días pero hasta ahora no me había vuelto a acordar (podría poner excusas como el cambio de curro o las muchas otras cosas que he hecho... pero en el fondo no son más que excusas así que mejor ni lo intento).

Así que Señores y Señoras, Frikys y Freakies... Mi viaje a Madrid!!

Sharik y yo salimos de BCN sobre las dos de la tarde dispuestas a comernos la carretera a Madrid con el coche de alquiler. Y la verdad, es que Sharik, con lo modosita que parece, le dio una caña increíble al pobre León. Hicimos un par de paradas (una de ellas en un área de servicio de Zaragoza que provocó una de las anécdotas más curiosas del viaje...) y llegamos sobre las 9 al hostal (después de dar unas cuantas vueltas por el centro de Madrid porque nos liamos un poquillo antes de llegar a territorio conocido.

Finalmente logramos aparcar y nos fuimos derechitas al Hostal Centro a dejar los trastos. Tras unas cuantas llamadas de teléfono quedamos para cenar esa noche con Mojo y Lucía y después de un par de viajecitos arriba y abajo ya estábamos todos juntos: Mojo, Lucía, Sharik, Lolo y yo (sí, me tocó hacer un poquito de aguantavelas durante la mayor parte del viaje... menos mal que la gente se comportaba bastante que sino...)

Nuestra búsqueda de restaurantes abiertos a la 1 de la mañana resultó ser un poco infructuosa (sí, sí, vamos a Plenilunio que seguro que allí aún están abiertos, dijo Mojo) pero acabamos cenando en casa Mojo (Vallecas... siempre pensamos que estamos en Vallecas... eran buenos tiempos aquellos...) y luego nos fuimos a dormir que ya eran las tantas y al día siguiente teníamos cosas que hacer de buena mañana.

Sí, señores... recuerdan que he hablado de una fantástica área de servicio en Zaragotham... pues allí fue donde Sharik se dejó su bolso y donde tuvimos que ir la mañana del sábado de excursión a buscarlo. 3 horitas de ida y otras 3 horitas de vuelta después, volvíamos a estar en Madrid con el tiempo justo para prepararnos para la quedada de jugadores del Guild wars que había motivado incialmente nuestro viaje.

... Ah, que no había hablado de eso... bueno, la verdad es que no hay mucho que decir. Sharik juega al Guild wars y unos cuantos frikis del juego habían quedado el sábado por la tarde en La Vaguada para verse... poco más.

Así que ahí nos fuimos, Mojo, Lucía, Sharik y yo (Lolo curraba). Tras un buen rato de esperar (vale, sí, nosotros llegamos tarde y los más puntuales se habían rallado y se habían ido a comprar un router) finalmente estuvo todo el mundo reunido. Y como en algo se tenía que notar que son todos jugadores... nos fuimos a echar unas partidillas a las máquinas recreativas que hay en el centro comercial... donde nos estuvimos hasta la hora de la cena.

Después de cenar en teoría se había quedado en ir a tomar algo por ahí pero la gente se fue rajando y finalmente no se quedó: unos porque no tenían medio de transporte, otros porque no les apetecía... Unos sosos!!! Tanto que Sharik y Breti me habían hablado a mi de las juergas que se corrían cuando iban a Madrid... y al final nada de nada.

Menos mal que Lolo (que seguía currando) no opinaba igual y cuando quedamos con él Sharik y yo estaba superanimado (ese vodka antes de salir del curro!!!) y nos fuimos los tres a tomar algo...

Y se hizo la luz!! concretamente la luz de la Playa... pq descubrimos el Sex on the beach. Qué coctel más rico!!! Ñam!!! Así que Sharik y yo nos tomamos alguno que otro (creo que esa noche sólo cayó uno... pero no estoy muy segura) y después de estar un buen rato pendoneando nos fuimos para el Hostal.

A todo esto Lolo y Sharik se habían tirado como tres horas hablando por teléfono con Quartito, otro colega del Guild Wars que como es muy jovencito no le habían dejado venirse a Madrid (si mal no recuerdo me dijeron que era de Murcia o de por ahí). Y siguieron al teléfono (véase a Lolo todo contentillo hablando por telf...) hasta que alguno de los vecinos del Hostal les gritó que se callaran ya, que eran las 3 de la mañana... Esta gente!!!


Y of course, al día siguiente este par estaban dormidísimos. Así que de buena mañana me fui con Lucía a desayunar (Mojo estaba pocho y se quedó en la cama hasta las tantas) a un café la mar de mono que había cerca del hostal. Cuando por fin los durmientes despertaron nos fuimos a dar una vueltecita por Madrid (que con la tontería del viaje a ver a Bat-mario) todavía no habíamos visitado y descubrimos unas cuantas tiendas y bares curiosos (como el bar que tenía dibujados a luchadores de Wrestling en las persianas, que hizo que cada vez que pasáramos por delante nos acordáramos de nuestros amigos Choneros) o la tienda de Pi por delante de la cual debimos pasar unas treinta veces en los cuatro días que estuvimos allí y jamás logramos tener muy claro exactamente a qué se dedicaba (la sensación mayoritaria era que vendían ropa... pero como había muchas cosas raras en el escaparate resultaba un tanto confuso)

Así que paseamos y paseamos. Visitamos la zona del centro (Puerta del Sol, el Oso y el Madroño, la Plaza Mayor....) y acabamos sentándonos en una bonita terraza a tomarnos un café con leche y unas olivas. Sí, al parecer es algún tipo de combinación culinaria típicamente madrileña (yo en BCN jamás había visto que cuando pides un café con leche te pongan olivas para picar) pero tal y como demostró Lolo... lo que no mata, engorda (así que él debe ser algún tipo de Zombie o algo así porque ni engorda, ni se muere cuando come olivas con el café con leche...)

Y con esto y un bizcocho... mañana sigo!!!
Publicar un comentario en la entrada