Encuéntranos en Google+.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Viaje a Madrid (2ª parte)

La primera parte del viaje está aquí

El día siguiente lo dedicamos a hacer visitas culturales un poco estressadas.

Entre miradita y miradita al reloj fuimos a dar una ruta turística por el centro de Madrid. Bajamos caminando desde nuestro hostal y llegamos a la plaza de Oriente. Allí, además de disfrutar de los jardines que hay frente al Palacio Real hicimos alguna que otra fotillo como esta de aquí al lado del Café de Oriente. Que no es que se trate de ninguna maravilla monumental... pero aunque sólo sea por la importancia que tuvo como centro de reunión de todos los bohemios madrileños y de la generación del 98 y la del 27 a mi ya me vale la pena.

Al lado mismo del Café de Oriente se encuentra el Teatro Real que también es otro de esos edificios que no es que destaque especialmente por lo bonito que es (al menos desde fuera se ve bastante soso) pero tiene una cierta resonancia sentimental para mi ya que fue el lugar que en su día elegimos como refugio de Atreo, el ex-príncipe destronado de Barcelona y finalmente rey de Hispania. En esta ocasión también estuve junto a las torres Kio (refugio de otro PNJ de esa partida, Rodrigo de Rose, pero esa mañana no me había acordado de coger la cámara y no pude hacer ninguna foto).

Después visitamos el Palacio Real. Yo lo había visitado en mi anterior visita a Madrid pero ninguna de mis acompañantes había estado así que como lo recordaba como una de las mejores visitas que hice en esa ocasión, las llevé hasta allí. En esta ocasión la exposición de armas y armaduras era mucho más reducida que la vez que yo había estado y únicamente había una planta visitable porque el resto estaba prestado a no sé qué exposición pero igualmente era espectacular ver todas aquellas armas y armaduras.

Siguendo con la excursión cultural también visitamos la Farmacia Real y los Reales Aposentos que valen mucho la pena. No tengo fotos del interior porque estaba prohibido hacerlas aunque creo que si rebusco por casa lograré encontrar las del otro viaje que hice (porque aunque en esa ocasión también estaba prohibido hacer fotos, los vigilantes estaban mucho menos pesados y logré hacer unas cuantas).

Tras la mañana cultural fuimos a comer con Bárbara, una amiga de Sharik, a puerta del Sol y desde allí empezamos nuestra ruta en coche por Madrid para ir a buscar el equipaje de Lucía (que se volvía ya para Coruña) y desde el hostal a la estación de buses y desde allí al otro lado de Madrid para que Bárbara le diera unos apuntes a un amigo suyo y encontrarnos con su novio, Juanes... todo eso aderezado con que la Gran Vía estaba cortada, nos perdimos por el centro de Madrid y acabamos dejando alucinados a unos policías montados en bici al decirles de dónde veníamos (¿Pero cómo lo habéis hecho? ¿Habéis atravesado algún edificio?).

Pero bueno, vueltas y vueltas después logramos quedar con esta gente y desde allí ya no recuerdo cómo ni cuando acabamos yendo a Sol a tomar algo a un pub irlandés... Y vaya pub, 2x1 desde las 6 de la tarde hasta las 11 de la noche... Y eso incluía los Sex on the beach!!! Ya os hacéis una idea de lo contentill@s que acabamos todos, verdad? Bueno, pues después de los Sex on the beach a algunos aún nos quedaban ganas de más y acabamos tomando algo en uno de los bares de al lado del Hostal.

Y al día siguiente tocaba volver a BCN después de comer... pero no creáis que nos pasamos la mañana durmiendo!!! Nos fuimos de excursión cultural a ver el Templo de Debod. Para los que no lo conozcais se trata de un templo egipcio auténtico que el gobierno de Egipto regaló a España por su ayuda en los años 50 o así. El templo ha sido reconstruido piedra a piedra y es visitable gratuitamente.

Así que ahí nos fuimos Sharik y yo dispuestas a enfrentarnos a momias y maldiciones varias. Yo ya había visitado el templo en mi anterior viaje a Madrid pero en esa ocasión lo encontramos cerrado y no pudimos ver el interior. En esta visita sí que lo pudimos visitar y ver de cerca las paredes cargadas de jeroglíficos y la pequeña exposición audiovisual de la planta superior.

La verdad es que con lo que me gustan los temas egipcios, me encantó poder ver el edificio por dentro (ya lo flipé cuando lo pude ver por fuera...) Cuando te paras a pensar que por esas mismas piedras paseaban los sacerdotes de hace 3 o 4 mil años se te pone el pelo de punta. A saber lo que podrían contarnos...

Y después de la visita cultural fuimos a buscar a Lolo al curro (pobrecillo, qué putada de horario que tiene el pobre!!!) y le llevamos a la autoescuela. Y desde allí iniciamos el viaje a vuelta a casa... Hogar, dulce hogar!!
Publicar un comentario