Encuéntranos en Google+.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Organizaciones de Argonnessen - El Cónclave

A pesar de que los dragones suelen ser seres solitarios no carecen de diversas organizaciones con objetivos y propósitos muy diferentes entre sí. En éste y los próximos artículos intentaremos echar un vistazo a aquellas que han desarrollado un mayor poder tanto en el continente de Argonnessen como en todo Khorvaire.

El Cónclave

Cuando los dragones iniciaron su rebelión contra los infernales que controlaban el mundo en la Era de los Demonios, fueron los más ancianos entre ellos quienes tramaron sus planes. Esta tradición se ha mantenido hasta el día de hoy. Para un dragón, la edad es poder y los más ancianos entre los dragones deciden los destinos de toda la raza. Fue el Cónclave el que acabó con la era de expansión dracónica, ordenó la destrucción de Xen’drik y autorizó a la Cámara a operar entre los humanoides de tierras lejanas. Además de su propio poder personal como dragones antiguos, los miembros del Cónclave comanda la fuerza militar de la Luz de Siberys, y pocos se atreven a retar sus reglas.

Los miembros del Cónclave vienen de todos los territorios de Argonnessen. Cada vuelo o dominio envía un único wyrm antiguo para representar sus intereses; los dragones jóvenes no tienen voz en el Cónclave. En teoría, el color no juega ningún papel. En la práctica, el carisma y la tradición otorga a los dragones dorados, plateados, broncíneos y rojos una gran influencia sobre el resto.

El concilio se encuentra en el Gran Aerie de Los Miles una vez cada década, aunque se celebran sesiones de emergencia cuando es necesario. En estos encuentros (que pueden durar semanas e incluso meses) los dragones discuten los acontecimientos recientes de la Profecía, las acciones de los dragones ladrones y los Señores del polvo y cualquier noticia enviada por los dragones espía o guardianes. Los asuntos se resuelven a través del debate y en última instancia una votación cierra cualquier disputa. Las votaciones incluyen el uso de un artefacto mayor, el Orbe de Ourelonastrix.. Esta gran esfera de cristal se halla en el suelo de la sala del concilio. Cada miembro del Cónclave envía su voto como un pulso de energía mágica y el orbe muestra los resultados. El orbe evalúa la mente de cada votante e indica si el votante se encuentra bajo algún tipo de influencia mágica o psiónica. Los dragones deben asistir presencialmente al cónclave para votar. Aquellos que no deseen votar pueden tomar parte en los debates mediante medios arcanos.

Hasta el momento a ninguna criatura no dracónica se le ha permitido asistir a una sesión del Cónclave. Sirvientes no dragones – mayormente gigantes de piedra o hijos de Io’lokar de confianza- mantienen el Gran Aerie, pero a las reuniones del Cónclave únicamente asisten dragones y sus golems de hierro colosales como centinelas. Cualquier no dragón encontrado espiando en el Cónclave sin permiso se enfrentaría a un terrible castigo.

Para el observador casual el Cónclave parece tener poco impacto en la vida diaria de los dragones. A pesar de eso, el Cónclave decide la dirección que toman los dragones como raza. Una decisión tomada en cualquiera de los encuentros del Cónclave puede cambiar la faz de Eberron. Es en el Cónclave donde los dragones pueden decidir destruir a las casas de dragón, quitar a los Inspirados del poder o detener las actividades de la Cámara.

------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario