Encuéntranos en Google+.

lunes, 17 de noviembre de 2008

La Luz de Siberys

Población Dracónica: 6,510.
Población no dracónica: 7,200 (42% gigantes de piedra, 30% trasgoides, 16% enanos, 6% humanos, 6% otros).

La Luz de Siberys es la fortaleza del ejército de Argonessen que tiene ese mismo nombre. Esta tierra aún conserva cicatrices de las batallas entre los dragones y los infernales durante la Era de los Demonios. Era la sede del poder infernal en Argonnessen durante la primera edad, y todavía se encuentran por todo el territorio ruinas construidas por las manos retorcidas de, protegidas por hechizos tan fuertes que incluso los dragones no pueden destruirlas. Antiguos campos de batalla permanecen encantados por los fantasmas de dragones caídos. Lo peor de todo son las prisiones de los señores de los Demonios. Incluso en cautividad y sopor, estos infernales son tan poderosos que corrompen la tierra que tapa sus. Defender Argonnessen y al mundo de esos horrores es una tarea peligrosa, pero los Soldados de la Luz permanecen firmes contra cualquiera oscuridad que se alce.

La luz de Siberys se compone de dragones de todos los colores y edades. Aunque algunos de los dragones son "autóctonos" o "nacidos en la Luz"-procedentes de familias que han servido a la causa durante generaciones-la mayoría de los jóvenes provienen de los dragones de Los Miles. Los dragones adultos de Los Miles son obligados a pasar cincuenta años en La Luz de Siberys antes de poder regresar y reclamar un territorio en Los Miles. Algunos optan por permanecer en el territorio de la Luz al finalizar este plazo, pero la vida en la luz es intensa, peligrosa y, a menudo, ingrata. Por otra parte, el sistema imperante en la Luz choca con la psique independiente de la mayoría de dragones y muchos de ellos se muestran encantados de regresar a la paz de Los Miles.



Un soldado de la Luz está dedicado a su deber. Abundan las misiones, desde el patrullaje permanente de los cielos para velar por el Pozo de los Cinco Dolores a la caza de los Talons de Tiamat. Los adultos jóvenes pueden ser frívolos, en particular los que se ven obligados a trabajar para la Luz debido a las costumbres de Los Miles. Cualquier dragón adulto o de más edad que decida voluntariamente abandonar la seguridad de Los Miles a cambio de la mortal tarea de la Luz, suele ser un severo e implacable enemigo.

Los dragones de la Luz de Siberys siguen una estricta jerarquía de las rangos (véase el artículo sobre las organizaciones del Argonessen). A pesar de que normalmente patrullan en escuadrones de cinco o menos, están capacitados para operar en gran número, e incluso los oficiales de menor rango, las Linternas de Siberys, están capacitados para organizar a otros dragones en tiempos de guerra. Actualmente cinco dragones tienen el rango de Llama Gloriosa. Sólo existe una Llama Eterna, Lightkeeper Dolarashynach, una anciana dragona plateada Legal Buena, que guía a los Soldados de la Luz desde, Verthicha’vivex, La Montaña de la Victoria.

En su mayor parte, los dragones que sirven a la Luz de Siberys están totalmente dedicados a su causa. Sin embargo, algunas excepciones existen. Algunos sencillamente desarrollan un gusto por el poder y la influencia. Otros son corrompidos por las fuerzas infernales que combaten. Sin tener en cuenta los motivos, algunos dragones han utilizado su rango dentro de la Luz para su propio beneficio. Es más, una de las actuales Llamas Gloriosas está esperando el momento justo para ayudar a Dolarashynach a conseguir su recompensa eterna.

La Luz de Siberys mantiene una gran cantidad de armerias y talleres arcanos en sus fortalezas. Ha estado creando herramientas de guerra durante casi un millar de años. Las forjas de Verthicha’vivex producen armas y armaduras para los aliados no dracónicos de los dragones y para aquellos dragones que eligen luchar en forma humanoide. Otros dragones crean objetos mágicos y artefactos menores que pueden ser utilizados por los dragones en la batalla. Gran parte de esta labor manual la hacen enanos y gigantes, pero también hay dragones dedicados a la creación y desarrollo de diseños arcanos. A pesar de su fuerte programa industrial, la Luz de Siberys no suele exportar ninguno de sus productos. Todos son necesarios para las tareas que realizan…o para las próximas batallas.

Los no dragones que se encuentran en la Luz de Siberys suelen estar muy relacionados con los esfuerzos militares d ela orden. Los gigantes de piedra sirven como columna vertebral de los ejércitos no dracónicos y ayudan en la construccion de fortificaciones y otros proyectos a gran escala. Los enanos suelen dedicarse a la forja y la minería. Una fuerza de Grandes Trasgos y Osgos, descendientes de los guerreros de Dhakaan que llegaron hace largo tiempo atrás desde Khorvaire, han mantenido la disciplina marcial de su imperio perdido y mientras que el Imperio Dhakaani cayó largo tiempo atrás, ellos han jurado combatir a los horrores de Khyber. Algunos humanos y miembros de otras razas de la ciudad de Io’lokar se han unido a la Luz. Al hacer esto, esperan disipar cualquier duda que el Cónclave pueda tener sobre su lealtad a Argonessen.

Aunque los extrangeros no dracónicos puedan llegar a servir a la Luz, encontrarán mucha hostilidad. Este territorio está lleno de peligrosas fuentes de poder infernal y fortalezas de los Talons de Tiamat – resumiendo, es un mal lugar donde ser un intruso.

------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada