Encuéntranos en Google+.

martes, 18 de noviembre de 2008

Argonessen- El Tapiz (The Tapestry)

Población dracónica: Varia (entorno a 600)
Población no dracónica: 1,000 (39% humanos, 21% gigantes de piedra, 20% yuan-ti, 12% enanos, 8% otros).



El Tapiz es el menor y más joven de los territorios de Argonessen, nacido hace menos de cuatro mil años. Los dragones de Los Miles se aferran a sus vuelos, así como a las tradiciones y filosofías que ven como una propiedad de su linaje. Los fundadores del Tapiz querían unir a los dragones de diferentes colores juntos, dejar de lado la idea de que la influencia y la edad eran inseparables, y considerar nuevas ideas sobre la religión y el Profecía dracónica. Podrían haberse establecido en La Planicie, pero muchos de los jóvenes dragones odiaban la violencia que allí se encuentra. Una de sus principales objeciones fue la tradición de enviar a los jóvenes dragones a la Planicie, una tradición destinada a eliminar a los débiles. Inicialmente, sus esfuerzos recibieron poco apoyo del Cónclave, pero ellos continuaron, prediciendo un gran cambio en la forma de la Profecía.

Entonces, aparecieron las primeras marcas de dragón. A raíz de este evento, el Cónclave estuvo de acuerdo en proporcionar a los jóvenes dragones un territorio para continuar su trabajo. Esta tierra vino a ser conocida como el Tapiz del pensamiento, ya que había sido creada como una tierra donde todos los colores se unieran como uno solo. Con el tiempo, el Cónclave estuvo de acuerdo en permitir que los dragones del Tapiz actuaran en el extranjero, y así, nació la Cámara.

El tapiz es el territorio base de la Cámara, aunque algunos dragones de la Planicie sirven en este cuerpo. En el Tapiz, dragones místicos, profetas y sabios continúan su trabajo, mientras que los más mayores defienden las actividades del Tapiz y de la Cámara ante el Cónclave. Tanto los Ojos de Chronepsis como los dragones del Cónclave tienen grandes dudas acerca de permitir interferir intencionalmente a los dragones con el devenir de la Profecía, y muchos desean cortar estas actividades y forzar a los dragones de la Cámara a regresar a Los Miles o a dispersarse en la Planicie. Pero por ahora, el Tapiz se mantiene alerta para nuevas ideas.

Los dragones de El Tapiz creen que la diversidad ayuda al nacimiento de nuevas ideas. En vez de mantener la tradición de los dragones de vivir en soledad, los residentes del Tapiz colaboran los unos con los otros. Los dragones utilizan su tiempo trabajando con uno o más colaboradores, cambiando frecuentemente (teniendo en cuenta que para un dragón esto puede significar de años a décadas) para ganar nuevas perspectivas. Los dragones de diferentes colores trabajan más cercanos que en Los Miles y, en algunos pocos casos, los dragones del Tapiz han elegido como pareja para unirse a algún dragón de un color diferente.

Incluso aunque tengan ideas liberales respecto a las relaciones entre dragones y a los recién formado lazos entre no dragones y la Profecía, los miembros del Tapiz todavía son dragones. Actúan con gran arrogancia y aunque están intrigados por el destino de las razas no dracónicas, muchos les siguen considerando criaturas inferiores. Incluso algunos lideran la teoría de que el mejor acercamiento sería la destrucción de todos aquellos poseedores de marcas de dragón.

La Profecía es una gran preocupación para los miembros del Tapiz, pero también están interesados en el avance en la comprensión de todo tipo de conocimientos, desde magia arcana a las ciencias físicas. Combinada con su arrogancia, estas grandes aspiraciones pueden tener resultados desastrosos: los humanos no son los únicos que se meten con cosas fuera de su alcance.

El Tapiz se fundó bajo la idea de que todos los dragones debían tener una voz igual, dejando de lado las tradicionales jerarquías dependientes de color y edad. El Tapiz tiene su propio conclave en Vorel’arux, el Valle de la Belleza. Todos los dragones están invitados a participar en las discusiones y votar, pero la verdad es que pocos lo hacen- pocos dragones están tan interesados en la administración del territorio como en la adquisición de conocimiento. Como resultado, unos pocos dragones antiguos han acumulado bastante influencia en el territorio. Estos dragones ayudaron a fundar el Tapiz cuando en su época de madurez, y ahora, miles de años después, han crecido hasta el límite de su poder. Solo los ancianos wyrms pueden hablar en el Cónclave de Ashtakala, y estos dragones han asumido este rol. El más sabio entre ellos es Loredrake Jancarlyrix, un anciana dragón de bronce. Aunque es la voz más fuerte que el Tapiz posee, Jancarlyrix mantiene la doctrina del territorio y se preocupa y escucha a los dragones más jóvenes de su alrededor.

El Tapiz no tiene grandes industrias. Sin embargo, sus miembros están constantemente explorando nuevos caminos mágicos. Aunque no producen grandes cantidades de tesoro, desarrollan hechizos y objetos mágicos que no se pueden encontrar en ningún otro sitio de Eberron.

A pesar de sus particulares opiniones en cuanto a las relaciones entre dragones y al hecho de que la cámara trabaja con no dragones, los dragones del Tapiz tienen poco amor por las razas menores. Muchos aprendieron la lección de la Locura de Aureon y creen que sencillamente no se puede confiar en los no dragones. Algunas excepciones – unos pocos dragones mantienen equipos de escribas humanos o de guardianes gigantes de piedra, y otros entrenan a bárbaros Seren prometedores para servirles como agentes en el mundo. Pero en general, los no dragones son extraños en el Tapiz y los dragones tratan a los extranjeros con muchas sospechas y una no disimulada hostilidad. Un aventurero deberá llevar información valiosa o tener alguna otra forma de ganarse la confianza de un dragón si desea deambular por el Tapiz.

Esta actitud hacia las razas no dracónicas es una de las principales diferencias entre aquellos que residen en el Tapiz y los otros apoyos de la Cámara, los dragones que fundaron Io’lokar. Las dos facciones tienen metas similares, pero mientras que ambos exploran la profecía, los dragones fundadores de Io’lokar también buscan que ésta ayude a las razas inferiores a la vez que a Argonessen.

Una pequeña aunque significante fuerza de yuan-ti se oculta en el Tapiz. Tras la guerra contra los dragones que se produjo cuando éstos destruyeron Io’vakas, estos inteligentes espías han sido unos importantes enemigos para los dragones. Intentan robar la sabiduría de la Cámara y usarla contra todos los dragones mientras se ocultan en el territorio del Tapiz.


------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada