Encuéntranos en Google+.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Organizaciones de Argonnessen - Los Ojos de Chronepsis

Ningún dragón puede escapar de la mirada escrutadora de los Ojos de Chronepsis. Los Ojos son una fuerza de unos ciento cincuenta dragones antiguos, elegidos directamente por el Cónclave de Argonnessen. Una vez elegidos, únicamente deben responder de sus acciones entre ellos y al dios dragón Chronepsis, ni siquiera el Cónclave puede mandar a los Ojos de Chronepsis.


Establecidos tras la Locura de Aureon, los Ojos de Chronepsis tienen poder sobre la vida y la muerte de todos los dragones de Eberron. Actúan como juez y ejecutor en cualquier caso en que un dragón amenace la estabilidad de Argonnessen o la Profecía dracónica. También mantienen vigilados a aquellos dragones que viven fuera de Argonnessen y eliminan a cualquiera que ponga en riesgo a Argonnessen. La presencia de los Ojos es la razón primordial por la que los dragones “ladrones” en otros continentes intentan pasar desapercibidos. Los ojos no se preocupan por como los dragones tratan a las razas inferiores pero un dragón cuyas acciones sean demasiado obvias y disruptoras puede atraer una atención indeseada sobre Argonnessen. En teoría los Ojos intentan evitar que los dragones compartan sabiduría con otras razas. El ejemplo de Vvaraak, sin embargo, muestra que es posible evitar a los Ojos o que los Ojos dieron su aprobación tácita a sus acciones de esparcir el conocimiento de la magia druídica primordial fuera de Argonnessen.

Los Ojos de Chronepsis siguen de cerca la Profecía dracónica. Previamente a la formación de la cámara, eran los Ojos los que luchaban contra los Señores del Polvo y sus agentes para evitar que los infernales manipularan la Profecía. Sin embargo, contrariamente a lo que hace la Cámara, los Ojos siempre se habían dedicado a observar la Profecía sin empujarla en ninguna dirección en particular. Si los rakshasas intentaban forzarla algún hecho en particular, ellos actuaban- pero si el mismo hecho se producía de forma natural, sencillamente se mantenían aparte. Incluso cuando actuaban, los Ojos únicamente se preocupaban de proteger la Profecía; no es su misión combatir directamente a los Señores del Polvo o a otras fuerzas del mal de Eberron. Los Ojos vigilan. Recopilan información. Castigan a los dragones que amenazan su tierra natal. Y protegen a la Profecía. Cualquier otra cosa les es extraña.

La aparición de las marcas de dragón supuso un shock para los Ojos de Chronepsis. Al principio estuvieron de acuerdo en permitir a los dragones de la Cámara tomar un rol más activo en el mundo exterior, y observar el impacto en las “razas menores” de la Profecía. Hasta el momento, están contentos con observar- pero en cualquier momento, los Ojos de Chronepsis pueden pedir que las actividades de la Cámara se den por finalizadas.

Los Ojos de Chronepsis vigilan a los vigilantes – Son una fuerza que incluso los dragones más poderosos temen. Sin embargo, solo actúan ante circunstancias terriblemente poderosas. No actuarán antes las acciones de un dragón “ladrón” que amenace Khorvaire, aunque sí lo hará si de alguna manera Argonnessen es amenazado. A pesar de que los Ojos de Chronepsis pueden ayudar a un aventurero a eliminar a un dragón peligroso, son unos adversarios mortales. Un dragón que ofrezca ayuda vital a otras razas de Eberron – como Vvraak hizo antes de la invasión daelkyr- puede ser tomado como objetivo por los Ojos. Alternativamente, los Ojos pueden atacar a cualquier organización que amenace la Profecía- como por ejemplo las casas de dragón.

Todos los Ojos de Chronepsis son dragones antiguos. Algunos se especializan en adivinación mientras que otros se entrenan para la batalla. Una de las figuras más conocidas entre los Ojos es el Guardián de la Luz Silaesteron, un anciano dragón macho dorado que habla por los Ojos cuando el Cónclave se reúne.


------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada