Encuéntranos en Google+.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Organizaciones de Argonnessen- Las Garras de Tiamat


Una sombra de la Era de los Demonios continua amenazando a los dragones hoy en día, Tiamat. Incluso en su prisión, Tiamat tiene el poder para seducir y corromper a los dragones… y algunos se unen a ella libremente, soñando con el poder que poseerán cuando ella sea libre.




En Eberron, las deidades no caminan sobre el mundo. Eso es cierto incluso para los dioses dragones. Los dragones señalan la imagen de Bahamut en el cielo, pero el dragón de platino nunca ha puesto un pie en Eberron, y su existencia es materia de fe, no de hecho.

A pesar de ello, la existencia de Tiamat en Eberron no es una excepción a esta regla, ya que ella no es realmente una diosa. Se trata de uno de los infernales más poderosos de la Era de los Demonios, una verdadera hija del Dragón Inferior. Cada uno de los señores infernales tiene su propio dominio místico; para Tiamat, ese dominio son los dragones. Khyber y Siberys eran gemelos y la mancha de Khyber se encuentra escondida en el interior de todos los dragones- tal y como también hace en todos los mortales. Tiamat tiene el poder de hacerla salir a la luz, corromper y mandar a los hijos de Eberron y Siberys. Los dragones cromáticos son especialmente vulnerables a su poder, pero incluso los dragones metálicos están en riesgo.


Durante la Era de los Demonios, Tiamat era la más temida de las Señores Infernales, ya que envió un ejército de dragones y su propia y pervertida progenie contra los de su clase. Finalmente fue vencida por los couatls y atada en el Pozo de los Cinco Lamentos en Argonnessen. Su progenie corrupta fue destruida más tarde. A pesar de ello, era tan grande el miedo que generó en los dragones que la colocaron dentro del panteón dracónico y trazaron su símbolo en las estrellas. Talvez creyeron que si Tiamat encontraba su lugar en los cielos, nunca retornaría a Eberron.

Tiamat permanence atada hasta el momento pero su poder todavía se siente en el mundo. Tiene seguidores entre los Señores del Polvo y es servida por una alianza de dragones y otras criaturas – las Garras de Tiamat. Esos cultistas trabajan para liberar a la Hija de Khyber y por el momento han tenido éxito en la primera parte de sus planes, consiguiendo la reaparición de la mortífera progenie de Tiamat. La Profecía previene de las terribles consecuencias del regreso de Tiamat; ahora su culto trabaja para conseguir las condiciones de la Profecía, mientras que la Luz de Siberys lucha para evitar este apocalipsis.

Aunque Tiamat no es una verdadera diosa, los clérigos que adoran a la Hija de Khyber reciben conjuros, tal y como sucede con los forjados devotos del Señor de los Filos. Tiamat no otorga esos poderes, pero la fe y la devoción en sus oscuros ideales y en el oscuro poder de Khyber da poder a sus clérigos.

Como todos los Grandes Señores de la Era de los Demonios, Tiamat está atada en su prisión y únicamente puede influenciar al mundo a través de sus agentes. En su verdadera forma, tiene suficiente poder para amenazar a reinos enteros y la habilidad de corromper y controlar a los dragones. Es posible que sus seguidores encuentren una forma de garantizar a su oscura señora la habilidad de manifestarse, al menos parcialmente, en el mundo.

Las Garras de Tiamat son un culto de la Hija de Khyber. Humanoides e infernales aliados con Tiamat poseen ciertos poderes dracónicos; dragones que sirven a la Hija de Khyber pueden ganar poderes demoníacos como resultado de su toque corruptor. El culto puede criar a progenie de Tiamat, viles criaturas nacidas de huevos de dragón manchados. La progenie siempre aparece en pequeños número sen Argonnessen, un ligero recordatorio de la presencia de Tiamat. Pero ahora que su progenies está creciendo, las Garras de Tiamat están uniendo esas fuerzas para crear un ejército.

Incluso aunque está atada, Tiamat ocasionalmente se mueve en su prisión; durante esos momentos está más consciente y activa que cualquier otro de los grandes Señores de la Era de los Demonios. Se dice que puede ver a través de los ojos de cualquier dragón y que puede susurrar en los corazones de los dragones cuando duermen. Sus agentes escogidos pueden comunicarse con ella y, en algunos momentos, han invocado aspectos de ella en el mundo- mucho más débiles que la propia Tiamat en su pleno esplendero, pero terriblemente poderosos igualmente. Cada vez que Tiamat ha despertado en el pasado, el desastre se ha presentado en Argonnessen. Ahora vuelve a estar consciente una vez más y los profetas dicen que la perdición de Argonnessen puede estar cerca.

Las Garras sirven a un Gran Señor de la primera edad y rakshasas y otros infernales aparecen entre sus miembros. Como tales, pueden ser vistos como una rama de los Señores del Polvo. Sin embargo, las Garras raramente coordinan sus acciones con el Concilio de Ashtakala. Muchos creen que Tiamat es la única verdadera Hija de Khyber y que otros rakshasa rajahs son meros usurpadores con delirios de grandeza.

Los agents de Tiamat tienen muchas metas que les pueden llevar a cualquier lugar del mundo. Se oponen a la Cámara y a los Ojos de Chronepsis y los grupos de aventureros pueden encontrarse en medio de ese conflicto. Los cultistas se encuentrar por todos lados reuniendo artefactos y herramientas para preparar la guerra en Argonnessen. Están extendiendo la progenie de Tiamat por todo el mundo, creando nidos ocultos en muchas grandes ciudades. Y, por encima de todo, trabajan para manipular la Profecía de tal forma que Tiamat sea liberada.

No todos los dragones tocados por Tiamat la sirven en su culto. Algunos sencillamente se vuelven odiosos en libertad, dejándose llevar por la codicia y el hambre. Cualquier dragón ladrón o salvaje puede ser víctima de la corrupción de Tiamat; pueden simplemente aterrorizar una región o, algún día, pueden ser reclutados para servir a las Garras directamente.


------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada