Encuéntranos en Google+.

jueves, 25 de junio de 2009

Riedra (VII parte) - Razas poco comunes

Continuamos con los artículos sobre Riedra. En este caso hablaremos de las razas no humanas más habituales de Riedra (que no son muchas) y de su papel en esta sociedad regida por los Señores Inspirados.

----------------------------

La población de Riedra es mayoritariamente humana. Sin embargo unas pocas razas no humanas se han incorporado a la sociedad Riedra a lo largo de los siglos. Se puede ver a miembros de esas razas en las ciudades bastión.

El constante adoctrinamiento y el refuerzo psiónico ha incorporado el concepto de evolución espiritual en la conciencia de los riedros. Como resultado el típico ogro riedro cree que es inferior a los humanos, pero que nació como ogro para cumplir con una tarea específica. Aunque pueda parecer muy extraño a los viajeros de Khorvaire muchos miembros de esas “razas inferiores” se cuentan entre los sirvientes más leales de los Inspirados. Creen que deben recorrer un mayor camino en su viaje espiritual y que pare ello deben trabajar mucho más duro que los humanos.

Según el Camino de la Inspiración, los replicantes se encuentran entre los humanos y los Elegidos. Su habilidad para asumir diferentes identidades es una herramienta que sirve para ayudarles a escapar de la prisión que es su propio cuerpo. Se preparan para servir a los Inspirados y, eventualmente incluso abandonar su propio cuerpo y convertirse en puro espíritu. Los replicantes crecen al servicio de los Mil Ojos y pasan la mayor parte de su tiempo infiltrados entre la población, asumiendo identidades que sirvan a las necesidades de los Inspirados. Es una vida austera y ascética. Los replicantes deben tener tan pocas ataduras como sea posible y estar listos para sacrificarlo todo – nombre, identidad, posesiones, en un instante. Un replicante en su forma natural es tratado con respeto y un cierto grado de miedo por parte de la gente normal. Puede no ser uno de los Elegidos pero es un ser superior y casi todos forman parte de la policía secreta. Esta actitud sirve para evitar que los replicantes usen sus habilidades en contra de los Inspirados. El típico replicante cree ser un héroe al borde de la apoteosis.

Algunos replicantes consiguen evitar o sobreponerse a ese adoctrinamiento, pero un replicante capturado trabajando contra los Inspirados no puede esperar recibir piedad. Lo replicantes riedros suelen ser pícaros, monjes y ocasionalmente asesinos. Muy pocos son entrenados en las artes psiónicas

El Camino de la Inspiración enseña que las almas salvajes y sencillas se encarnan en bestias. Los cambiantes están en el umbral de la humanidad; se han Ganado una forma humana, pero deben probarse a si mismos para no regresar a una forma animal en su próxima vida. Casi todos los replicantes riedros forman parte de la Legion Taskaan (también conocida como la Legión Salvaje), las tropas de choque despiadadas y los guardas de las fortalezas del ejército inspirado. Cada linia familiar de cambiantes está atado a un il-altas particular y sirve al señor inspirado que en ese momento canaliza ese espíritu. El uniforme Taskaan incluye un collar d epiel con el sello del señor de la familia. La vida para un cambiante Taskaan se centra en la guerra y el mayor deseo de un soldado Taskaan es morir en servicio directo de su maestro. Ese tipo de muerte es el camino más seguro a una próxima vida mejor. La cría y el entrenamiento de los cambiantes Taskaan se centra en los atributos físicos. Los miembros de la Legión Salvaje son habitualmente guerreros y bárbaros, aunque algunos Inspirados entrenan a sus “sabuesos” para ser exploradores. Considerados subhumanos, cuando los cambiantes Taskaan actúan en nombre de su Señor Inspirado ganan la autoridad de desafiar incluso a uno de los Elegidos. Esto llena de orgullo a los Taskaan. Aunque son esclavos, como la mayor parte de habitantes de Riedra, se regocijan en sus cadenas y sienten lástima por sus primos “libres”.

Durante el curso de muchos siglos, los ogros de Borunan han sido condicionados para detestar la violencia. La fuerza de los ogros es un regalo para ser usada en el servicio de la nación, no desperdiciada en reyertas y batallas. Muchos ogros se dedican a duras labores, y a menudo son encontrados sirviendo como mineros, leñadores, albañiles y en otros papeles que requieren de fuerza, resistencia y paciencia. Los ogros Taskaan habitualmente son guerreros o bárbaros; carecen de la sofisticación requerida para destacar en vocaciones más complejas.

Los Eneko- los ogros mestizos- son abandonados a su suerte en Syrkarn. No suelen ser admitidos en Riedra excepto como miembros de la Legión Salvaje. El Camino de la Inspiración enseña que los oni, la clase gobernante entre los ogros de Borunan, es la vasija para altavars menores. Ese hecho explica los poderes arcanos de los oni y su apariencia diabólica. De acuerdo con la doctrina Riedra, los onis han sido creados como una prisión para los altavar; si el oni vive una vida de noble servicio para los inspirados, puede redimir al espíritu maléfico atrapado dentro de él. Una victoria tan enorme permite a los oni un gran avance en su próxima vida. Por supuesto los espíritus malignos tentan a los onis, animándoles a usas su poder para obtener un beneficio personal o incluso para volverlos contra los inspirados. Eso puede darles poder en esta vida, pero condenar por siempre sus almas. Sin importar su condición, los onis son constantemente vigilados por los Mil Ojos, por los Inspirados y por sus propios compañeros. Combinando inteligencia y poder, los oni pueden ocupar muchos papeles. Sin embarlo, los Inspirados no suelen confiarles verdadera autoridad. Los oni suelen ser entrenados como guerreros o monjes. Los más hábiles sirven a la Legión Taskaan y a los Mil Ojos, mientras que otros ayudan a coordinar labores civiles para sus primos ogros menos inteligentes.



------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario