Encuéntranos en Google+.

jueves, 7 de mayo de 2009

Adar (III parte)

Llevo bastante tiempo sin postear por aquí por lo cual debo pedir disculpas. He estado liada con varios proyectos y el blog se ha ido quedando siempre para el final, de tal forma que he acabado no escribiendo por aquí. Espero poder deciros alguna cosilla más al respecto en breve sobre alguno de los proyectos más frikis y ponerme las pilas traduciendo y escribiendo alguna que otra cosilla que tengo a medias. Así que si nada se tuerce entre lo que queda de semana y el inicio de la semana que viene debería estar completado el artículo sobre Adar (quedan dos partes más) y debería empezar con el imperio de Riedra.

De momento os dejo con la continuación de la traducción de The Grand History of Eberron, concretamente con la tercera parte del artículo dedicado al territorio de Adar, en Sarlona, que habla principalmente sobre el terreno y la climatología de la región.

...........................

Las primeras tribus que hicieron su hogar en las profundas montañas y valles llamaron a su tierra Sthanadiv (Tierra del Cielo y la Tierra). Hasta este día Adar es una tierra de extremos. Korrandar es uno de los picos más altos de Eberron. Mide 32.495 pies (unos 10.800 metros) hasta su pico más alto. Los acantilados se sumergen hasta simas profundas llenas con aguas glaciales y corrientes de tormenta. El océano al sur del cuerno de Adar es extremadamente profundo y la costa carece de la plataforma continental habitual. En vez de eso, el suelo marino está cubierto de montañas.

Menos de la mitad de la tierra de Adar se encuentra por debajo de los 12.000 pies (4.000 metros), y mucha de esa tierra está poblada de una gran cantidad de árboles perennes. Las regiones por encima de la línea de árboles son áridas y ventosas, inútiles para la agricultura o el pastoreo. Los glaciares son habituales en los pasos de montaña.


Cuando las montañas dan a la alta meseta de Adar, las colinas aluviales y los verdes valles aparecen, mostrando un 20% de tierra cultivable. Las temperaturas en los valles profundos pueden ser tropicales aunque usualmente no tan húmedas y la flora y fauna es abundante. Los árboles crecen altos y muchos tienen frutos suculentos. En los picos más altos, no vive nada excepto criaturas sobrenaturales. En esos lugares, el frio, las nubes y el viento son constantes.



Una fría brisa siempre sopla en Adar. En el ventoso Adar nunca hay demasiada niebla, aunque las nubes en movimiento puedan parecer tal en las elevaciones más altas. Suele llover, nevar, caer aguanieve o granizo –incluso varias de ellas a la vez. Las tormentas de gran alcance son comunes, tal y como también lo son las avalanchas, terremotos, inundaciones y deslizamientos de lodo.

La mayor parte de Adar está formado por inmensas montañas y colinas. El mal de las alturas puede ser un problema para los recién llegados, pero la mayoría de los habitantes de Adar está aclimatado a la vida en esas grandes altitudes. Las montañas son retorcidas y traicioneras y las avalanchas son un peligro constante para los viajeros


------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada