Encuéntranos en Google+.

viernes, 8 de mayo de 2009

Adar (IV parte)

En este artículo continuaremos la serie dedicada al territorio de Adar, en Sarlona, centrándonos en el carácter mayoritario de su población.

.............

La mayor parte de Adar está formado por inmensas montañas y colinas. El mal de las alturas puede ser un problema para los recién llegados, pero la mayoría de los habitantes de Adar está aclimatado a la vida en esas grandes altitudes. Las montañas son retorcidas y traicioneras y las avalanchas son un peligro constante para los viajeros.

La mayor parte de Adaranos son humanos o kalashtar, ruda gente de montaña que respetan la sabiduría y la acción. Un puñado de familias de semigigantes llamados pathadrik vagan como gitanos entre los asentamientos y monasterios. Los Adaranos son resistentes y laboriosos, reservados e incisivos. Se preocupan respecto a los sentimientos y lo místico, y la dureza de la vida entre los picos no les ha convertido en pesimistas o fatalistas. Los Adaranos típicos son cautelosos con los extraños pero muy abiertos emocionalmente con sus amigos y familia. La vida en demasiado corta para malgastarla con pretensiones y el Camino de la Luz enseña la integridad y la honestidad.




Los Adaranos son generalmente desconfiados. Más de un millar de años de asedio les han enseñado a ser así. La mayoría de Adaranos tienden a rechazar lo nuevo y a los extraños, y prefieren lo conocido y lo tradicional. Si alguien consigue ganarse la confianza o gratitud de un Adaranos, la lealtad resultante será muy profunda.

Los Adaranos normales viven de forma sencilla comparados con la gente de otras tierras. Eso no quiere decir que vivan sin alegrías o confort, pero tienen acceso a menos diversiones y lujos. A pesar de ello, los Adaranos disfrutan del trabajo y del tiempo libre y mantienen fuertes relaciones entre ellos. Para un Adaranos el lujo real se encuentra en una casa confortable, unas ropas ropas cómodas y un par de brazos cálidos en los que acurrucarse para dormir. Los adaranos trabajan en los campos, cuidan de sus animales o cazan en las montañas para luego rodearse de sus amigos por la noche para contar historias, tomar unas cervezas y disfrutar del tabaco.

Los Adaranos valoran lo espiritual porque saben que la existencia material es breve. Respetan a los espíritus primordiales de la tierra a la vez que a sus ancestros, a sus mayores y a aquellos que demuestran un buen juicio. La espiritualidad tiene su lugar en todo, desde los patrones de las olas hasta la meditación. Los arcanos, artistas marciales y psíquicos que protegen Adar buscan la perfección mental y física. Ellos deben hacerlo. En cualquier momento pueden ser requeridos para ofrecer sus cuerpos y almas para proteger Adar contra los Inspirados. Incluso los campesinos saben que la meditación del Camino de la Luz tiene un importante trabajo y que no se trata de dejadez o inacción. De ello, la inacción puede ser considerada maligna.


------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario