Encuéntranos en Google+.

domingo, 1 de marzo de 2009

Sarlona (II parte)

Viene de aquí

Situada en una zona de Eberron precariamente inestable donde las barreras son inusualmente finas, Sarlona tiene muchas zonas de planos tangenciales y tormentas de realidad. Estos fenómenos producen criaturas y efectos nunca vistos en el resto del mundo. Existen unas cuantas venas de Cristales dragontinos de Khyber en el continente, mayormente en manos de los dromitas. Desafiando cualquier lógica, sin embargo, los Cristales dragontinos de Eberron no se forman en Sarlona. De forma similar, los Cristales dragontinos de Siberys no se pueden encontrar en la zona ecuatorial. Ligado a este fenómeno está la total ausencia de marcas de dragón.

Sarlona fue el lugar de nacimiento de la humanidad y, actualmente, los humanos son la inmensa mayoría dela población con marcas de dragón, pero ninguna marca ha aparecido jamás en la gente de Sarlona. Algunos signos indican que los hijos de padres con marcas de dragón no desarrollan marcas si son concevidos en Sarlona. Los Doce no tienen explicación para este fenómeno, pero muchos creen que es una de las llaves para descifrar el misterio de las marcas de dragón y su propósito en el mundo.



La falta de marcas de dragón refleja la ausencia de Sarlona de la profecía dracónica y las Marcas de Profecía nunca se forman en la geografía del continente. Los pocos estudiosos humanos y magos del cataclismo (Manual del Explorador) que han podido discutir sobre la Profecía con los señores escamosos de Argonnessen se han encontrado con que los dragones no desean hablar de Sarlona. Algunos creen que es así porque los dragones saben de una catástrofe imposible de detener que se originará en ese continente. Pero otros tienen una teoría más inquietante. Dicen que los dragones no hablan sobre Sarlona porque el continente y los eventos que allí suceden son completamente invisibles para la Profecía, y esto los aterroriza. Sea cual sea la causa, los dragones rechazan claramente esta tierra. Más allá de los legendarios Guardianes de la Tormenta de Adar, los únicos dragones que se encuentran en Sarlona son rogues. La Cámara tiene sus agentes en la tierra de los Inspirados, pero algo – sea el miedo a los inspirados o a la Profecía- mantiene alejados a los dragones de Sarlona.

A pesar de que la posición oficial del Cónclave dracónico de Argonnessen es que los dragones deben permanecer alejados de Sarlona, en realidad muchos dragones rogue mantienen su residencia en Sarlona, por sus propias razones o porque rechazan los dictados del Cónclave. Estos dragones habitualmente no son molestados por las fuerzas militares del Armonioso Escudo de Riedra, aunque ciertas informaciones han empezado a llegar al Cónclave a través de dragones rogue y agentes de la Cámara que actúan en Sarlona que dicen que los Señores Inspirados de Riedra han utilizado a dragones capturados para llevar a cabo experimentos de reproducción.

Los Inspirados han tratado de crear una nueva familia de dragones psiónicamente activos conocidos como dragones gema que pueden servir como huéspedes dracónicos para un espíritu quori tal y como los Elegidos humanos han sido criados por los quori durante siglos para servir como huéspedes a los Inspirados.

Ya que la magia arcana invade la esencia de todos los dragones, aquellos pocos que han intentado controlar las disciplinas psíquicas habitualmente se vuelven locos cuando sus poderes mentales chocan con la fuerza de su naturaleza arcana. Si en algún momento los dragones de Argonnessen obtuvieran información fiable de que los Inspirados han estado criando una raza de huéspedes dracónicos con poderes psíquicos, es casi seguro que las fuerzas militares de Argonnessen, los Ojos de Chronepsis y la Luz de Siberys, descenderían sobre Sarlona en un masivo torbellino de pura destrucción desconocido desde la caída de la civilización de gigantes de Xen’drik.

Continuará...
------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada