Encuéntranos en Google+.

lunes, 7 de enero de 2013

Historia de Eberron: La Era de los Monstruos (XII parte): Ghaash’kala: La Guerra eterna de los Guardianes Fantasmales

Ghaash’kala: La Guerra eterna de los Guardianes Fantasmales

Al inicio de las Guerras Daelkyr, una facción de orcos llevó la filosofía de los guardianes Cancerberos al extremo, creyendo que debían proteger Khorvaire y el resto de Eberron de los demonios y otras razas del Dragon Inferior que asolaban la porción noroeste de Khorvaire conocida como los Yermos Demoníacos.

El norte de los Confines de Eldeen se vuelve gradualmente más yermo. Los enormes bosques y los grandes árboles poco a poco se desvanecen para dejar paso a un suelo seco y agrietado de roca volcánica. Al norte, el terreno se eleva hasta la cadena montañosa conocida como Shadowcrags para, a continuación, caer drásticamente. El territorio que se encuentra más allá es una meseta elevada, rota en yermos y una red de cañones y mesetas que forma un laberinto natural junto a la arena ennegrecida y el vidrio volcánico. Estos son los Yermos Demoníacos, el último remanente de la civilización demónica y rakshasa que gobernó Khorvaire durante millones de años antes de que aparecieran los trasgoides y humanos. En las ruinas de las ciudades infernales vagan criaturas demoníacas buscando sangre fresca mientras que fuerzas antiguas vigilan desde las sombras. En este reino de muerte y desolación, se esconden tesoros olvidados y secretos primitivos entre las llanuras destrozadas y los rakshasas y demonios conocidos como los Señores del Polvo planean sin cerrar cómo corromper los corazones de los hombres.

Los Ghaash’kala, los “guardianes fantasmas” en lengua Orca, son aquellos orcos que creyeron que su tarea era entrar en los Yermos Demoníacos para evitar que sus habitantes malignos infectaran el resto de Khorvaire. Los bárbaros Ghaash’kala creyeron que les había sido dada la tarea sagrada de evitar que el mal, en su miríada de formas, abandone los Yermos Demoníacos.

Están compuestos principalmente de orcos mezclados con un puñado de humanos y semiorcos. Los miembros de los clanes Ghaash’kala son fieros pero no sanguinarios. Actúan para evitar que los viajes entren en los Yermos, pero prefieren convencerlos con palabras antes de sacar las armas. Por otro lado, consideran que cualquier cosa que emerja de los Yermos (ya sea una bestia salvaje, otros bárbaros o viajeros que retornen de una expedición), está manchado más allá de toda esperanza por su exposición a los residentes demoníacos de los Yermos, y acabarán con esas criaturas sin piedad.

Los Ghaash’kala adroan a una fuerza a la que llaman Kalok Shash, que significa en orco “la llama que une”. Los sacerdotes de los clanes dicen que la llama consiste en las almas de nobles guerreros, y que esas almas mantienen a raya a los poderes de la oscuridad. Kalok Shash es la misma fuerza divina reverenciada por la Iglesia de la Llama de Plata, aunque es posible que sea difícil convencer a un templario de la Llama de un orco bárbaro es un campeón de su fe equivalente a él.

Cuando los bárbaros Ghaash’kala hacen uso de su rabia, buscan sumergir su identidad en la llama, extrayendo la fuerza de los grandes guerreros del pasado y perdiendo el miedo a la muerte. Los guerreros más nobles a menudo son llamados a servir como paladines, aunque un paladín Ghaash’kala presenta una imagen muy diferente a la de un caballero en armadura plateada de la Iglesia.

En cualquier caso, los clanes Ghaash’kala consideran que su tarea sagrada es proteger los pasajes del Laberinto y evitar que escapen los demonios, los horrores del Dragón Inferior y otros seres infernales que pueden invadir los Confines de Eldeen y más allá. Constantemente se unen nuevos miembros a los clanes y fortalecen a los guardianes que se enfrentan a los poderes oscures bajo la luz de Kalok Shash.

Los miembros de los clanes Ghaash’kala tienen un cierto grado de sofisticación tecnológica y sus guerreros utilizan armaduras de piel endurecida, armas de acero y arcos. Los guerreros llevan la marca de la llama en su piel y creen que esas marcas les protegerán de las posesiones demoníacas.

Hay cuatro clanes Ghaash’kala por la región de los Yermos Demoníacos conocida como el Laberinto. Comparten muchos vínculos y lazos que les ayudan a llevar a cabo su misión sagrada.

El Laberinto es una serie de cañones y depresiones en las enormes llanuras de los Yermos Demoníacos que parecen estar creados por unas garras gargantuescas. En ningún lugar el Dragón Inferior, Khyber, permanece tan cerca de la superfície de Eberron como en el Laberinto.

En eras lejanas, los orcos que querían convertirse en Ghaash’kala entraban en el Laberinto con el propósito de mantener alejados a los horrores de los Yermos del resto del mundo. Uno de los clanes más antiguos, los Maruk, tienen una larga y sangrienta historia al respecto.

El clan Maruk guarda los pasajes centrales del Laberinto, las rutas utilizadas más a menudo por los Señores del Polvo y sus agentes para llegar al mundo exterior. Los astutos rakshasas a menudo consiguen deslizarse a través de los ojos vigilantes de los guardias Maruk, pero los guardianes sagrados de la llama no crecen de recursos. Pueden ver a través de los disfraces usados por los demonios y cuando se descubre a uno de ellos, se inicia una batalla mortal en las profundidades de los cañones.

El clan Maruk sufre bajas terribles a causa de las batallas constantes y el único motivo por el que el clan ha logrado sobrevivir hasta el presente es debido a la infusión constante de nueva sangre que llega del resto de Khorvaire. Bárbaros orcos de la Marca Sombría, exploradores humanos de los Confines de Eldeen e incluso humanos de las tierras más civilizadas siente la llamada de Kalok Shash, la llama divina que guía a los Maruk y al resto de clanes de Ghaash’kala. Sin embargo, el clan Maruk incluye más humanos y semiorcos entre sus miembros que elr esto de clanes Ghaash’kala y posee un equipo ligeramente mejor debido a la gran cantidad de inmigrantes que recibe. Los Maruk también incluyen un porcentaje más elevadod e paladines que los otros tres clanes de guardianes fantasma.

-----------------



Más artículos sobre Eberron

Publicar un comentario