Encuéntranos en Google+.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Religiones de Eberron: Cultos del dragón inferior

Los seguidores de los Cultos del Dragón Inferior pueden parecer locos maníacos o cautivadoramente serenos, pero no suelen ser muy estables. Algunos se dedican por compelto a esparcir muerte, violencia y terror; mientras que otros son incapaces de ver la locura tras su sistema de creencias de tan convencidos que están de servir a un bien mayor. Algunos tienen cicatrices psicológicas tan profundas que la locura es lo único que les da sentido.

Cada sacerdote del culto tiene su propia interpretación de la teología religiosa y sus propias ideas de cómo demostrar la fe en Khyber. Una puede pedir a cada uno de sus seguidores que se corten un dedo. Otro puede insistir en que el camino al paraíso está pavimentado con festines caníbales. Otro puede pedir a todos sus seguidores que renuncien a la riqueza material o, por el contrario, que acumulen tantos objetos valiosos como sea posible

Entre las comunidades salvajes (especialmente entre los orcos y semiorcos de la Marca Sombría) la locura se ve como un camino al poder. Para ellos, la furia bárbara es la expresión pura del espíritu del guerrero y la locura es la forma más rápida para conseguirlo. No hay muchos usuarios de magia divina y, aquellos que la utilizan no suelen estar entrenados en los estudios religiosos “civilizados”.

Los clanes más civilizados de orcos y humanos de la Marca Sombría incorporan una miríada de creencias humanas y orcas, cada una con su propia idea de cómo ligarse con el Dragón Inferior. Aunque todos ellos lucharán entre sí por sus interpretaciones d la fe, todos los cultistas respetan el poder de las aberraciones como los desollamentes o los beholders, a los que tratan como sumos sacerdotes y sirvientes especiales de Khyber.

Hay más motivos para compadecerse que para odiar a esos cultistas. Desafortunadamente su devoción insana les hace peligrosamente impredecibles y sus creencias religiosas, opuestos a la vida.

-----------------

Más artículos sobre Eberron

Publicar un comentario