Encuéntranos en Google+.

lunes, 19 de julio de 2010

Razas de Eberron: Drow (Sulatar)

No todos los drow son tribus salvajes de adoradores de Vulkoor. Los Sulatar tienen una gran tradición mágica que se remonta a la Era de los Gigantes – especialmente en el área de la ligadura de elementales. Los Sulatar (“firebinder” o “atrapafuego” en la lengua de los gigantes) son maestros del fuego en todas sus formas. Sus campeones llevan armaduras ardientes y ligan elementales a sus armas, mientras que los maestros artesanos Sulatar crean objetos mágicos que incluso los gnomos de Zilargo desearían conocer. Los Sulatar permanecieron leales a los gigantes durante la Revuelta Elfa e, incluso tras cuarenta mil años, continúan siguiendo las enseñanzas de sus maestros.

Los Sulatar creen que su devoción les dará acceso a la tierra prometida del fuego, donde ganarán la inmortalidad, gran poder y un ejército que les permitirá expandirse por todo el mundo. Los estudiosos afirman que esa tierra prometida es el plano de Fernia, pero por el momento la leyenda permanece únicamente como tal. Muy pocos exploradores se han encontrado con los Sulatar ya que éstos no tienen interés alguno en otras culturas. Para los Sulatar, todos caerán cuando las Puertas de la Promesa se abran y, hasta entonces, no tienen necesidad alguna de tratar con criaturas inferiores.

Además de esta actitud aislacionista, los Sulatar llevan siglos luchando contra los seguidores de Vulkoor. Los Sulatar considerar a las tribus escorpión salvajes y traidores, mientras que los hijos de Vulkoor odian a los Sulatar por su lealtad a los gigantes.

Se desconoce cuantos Sulatar viven en Xen’drik y se dice que podría haber tan solo un único enclave – la legendaría Ciudad de Obsidiana, en lo más profundo de las junglas de Xen’drik. Pero también podría ser que existieran cientos de Sulatar que vivieran en el sur del continente – un ejército que podría amenazar de muerte Stormreach e incluso Khorvaire si los Sulatar surgieran de sus escondites.

Los Sulatar se tatúan patrones de llamas en su piel, creyendo que les proporcionaran protección mística. Aunque los tatuajes no confieren ningún beneficio, la combinación de rituales místicos y un largo entrenamiento suele permitir a los Sulatar ejercer un gran control sobre los elementales de fuego.


------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------

Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario