Encuéntranos en Google+.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Eberron- sectas druídicas

Índice de artículos



Los druidas aparecieron en Eberron hace unos 16 milenios en la época de auge del imperio Dhakaani. En aquella época, un dragón negro estudioso de la profecía dracónica llamado Vvaraak descifró un fragmento de la profecía que anunciaba una invasión planaria de tremenda magnitud. Vvaraak sabía que la mayor parte de sus congéneres no iban a actuar para alterar la profecía y que esa invasión afectaría especialmente a las razas humanoides así que decidió interferir directamente.

Para ello acudió a Khorvaire y adoctrinó a los orcos acerca de los vínculos entre los tres dragones legendarios (Eberron, Khyber y Siberys) y sobre cómo invocar su poder y sellar el umbral entre los planos. También los instruyó en los saberes de la naturaleza y de la magia natural y los ayudó a prepararse para los duros tiempos que se avecinaban.

La invasión tardó en producirse pero unos 7 milenios después (unos 9 milenios antes de la fecha actual en Khorvaire) se produjo la invasión de los daelkyr del plano de Xoriat (la locura). Gracias a las enseñanzas de Vvraak, los druidas orcos que se habían mantenido a la espera de la invasión, pudieron contener el avance de los señores de la locura y sellaron los pasos entre los planos; lo cual supuso el punto de inflexión de la batalla.

Los costes fueron altísimos tanto en número de vidas como en destrozos y ese conflicto acabó llevando a la destrucción del imperio Dhakaani y casi a la extinción de los clanes orcos y sus druidas. No obstante, los conocimientos druídicos enseñados por Vvraak se mantuvieron vivos y aunque actualmente pocos druidas conocen los orígenes de sus conocimientos, éstos todavía perviven.

La orden druídica fundada por Vvraak todavía se mantiene activa (los Cancerberos) pero durante estos milenios han surgido otras sectas druídicas de bastante importancia. No es imprescindible ser miembro de una secta para ser un druida aunque habitualmente la mayor parte de druidas forman parte de una de ellas y tampoco es imprescindible ser druida para formar parte de una de las sectas druídicas (la mayor parte de sectas también aceptan a exploradores y guerreros que tengan relación con la naturaleza)

La mayor parte de druidas, formen parte de la secta que sea, aceptan la sabiduría del gran druida Oalian, un pino (sí, un árbol de la especie Pino) despertado que ejerce como consejero espiritual de la comunidad druídica desde hace siglos (e incluso milenios, si se creen algunas leyendas).

Entre los druidas de los confines de Eldeen la jerarquía viene definida principalmente por la edad. Se espera que los más jóvenes sigan los dictados de los mayores mientras que los ancianos discuten la mejor forma de enfrentarse a los problemas que existan. Es habitual que los exploradores y guerreros de las órdenes druídicas tengan una menor jerarquía que los druidas de conocimientos similares aunque se ha dado el caso de varios exploradores que se han sentado en los consejos de ancianos druidas en igualdad de condiciones.

Los druidas reverencian a la misma naturaleza y a Eberron, el dragón del mundo, al que ven como el creador de todo lo natural. No le rinden reverencia como a un dios pero le ven como la fuente de la vida y el guardián del mundo.


Órdenes druídicas

La orden de los Cancerberos mantiene vivas la mayor parte de enseñanzas de Vvraak y mientras se prepara por si en un futuro se volviera a dar una invasión similar vigilando las fronteras entre los planos. En estos momentos su mayor ocupación es defender a los habitantes de Khorvaire de los horrores que los daelkyr crearon y dejaron sueltos por el mundo así como proteger los reinos humanoides de las amenazas que en ocasiones son liberadas en Khyber.

La orden con mayor número de adeptos es la de los Guardianes del Bosque. Los Guardianes controlan la política de los confines de Eldeen (aunque también se les encuentra con muchos otros lugares de Khorvaire) y son, con mucho, la secta druídica más extendida y conocida. Sus creencias son de tipo moderado y promulgan la necesidad de mantener un equilibrio entre la civilización y la naturaleza.

Los Cenicientos son una orden druídica radical y fanática que se encuentra en los límites entre los Confines de Eldeen y Aundair. Sus miembros se declaran totalmente en contra de cualquier forma de magia arcana y de elementos de civilización ya que los consideran totalmente corruptos.

Los Hijos del Invierno son una orden druídica apocalíptica que reverencía la muerte y la decadencia. Creen que el mundo está tan corrompido que debe morir para poder renacer de nuevo en armonía y se ven a si mismos como agentes de esa transición. Algunos de sus miembros simplemente respetan la muerte como parte del ciclo natural mientras que otros se consideran agentes de la muerte y activamente persiguen sus fines de total destrucción y renacimiento


Finalmente los Cantores verdes son una orden druídica que tiene su mayor concentración de seguidores en una zona de los Confines de Eldeen conocida como Twilight Demense (no recuerdo el nombre en castellano, I’m sorry) que es una zona de manifiesto con Thelanis, el plano faérico. Los Cantores ejercen como mediadores entre la gente de Eberron y los señores faéricos con los que mantienen una relación amigable.

Publicar un comentario en la entrada